OJO SECO

Es sin duda una de nuestras especialidades. Disponemos de la última tecnología para el análisis de su lágrima gracias al sistema TEARLAB y THERMAEYE, que nos permite realizar un diagnóstico muy preciso sobre el ojo seco y ofrecer un tratamiento personalizado para su curación.

¿Qué es el ojo seco?
Es un desorden en la película lagrimal, que provoca daños en la superficie ocular y genera molestias. Según el grado, el ojo seco puede ocasionar molestias leves, o en situaciones más graves puede provocar un empeoramiento de la calidad visual.

El síndrome del ojo seco afecta a más del 40% de la población, duplicándose este porcentaje en los usuarios de pantallas de ordenador, en ambientes con calefacción o aire acondicionado.

TIPOS DE OJO SECO:

Existen dos tipos de ojo seco, según las causas que lo originan:

  • Por escasa formación de la lágrima.
  • Por excesiva evaporación de la lágrima.

SÍNTOMAS:

Algunos de los síntomas son:

  • Enrojecimiento.
  • Escozor.
  • Picor de ojos.
  • Arenilla.(Sensación de cuerpo extraño).
  • Ojos llorosos y cansados.
  • Lagrimeo ocasional o constante.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Dolor en los ojos o alrededor de los mismos.
  • Alergias estacionales.
  • Incomodidad con lentes de contacto o disminución de la tolerancia de las mismas.
  • En los casos leves solo se nota en algunas situaciones. En casos más severos, en todo momento hay síntomas de quemazón, dolor, fotofobia y sequedad o lagrimeo.

¿Cómo se diagnostica?

  • Osmolarimetría: nos permite analizar los componentes de la lágrima y el daño celular provocado por el déficit lagrimal. La muestra se obtienen sin generar molestias, e incluso sin necesidad de colirio anestésico y permite obtener un diagnóstico preciso y valorar la evolución.
  • OQAS lagrimal: nos muestra la pérdida de calidad visual producida por la sequedad ocular y así poder tratar tanto la pérdida de cantidad como de calidad lagrimal
  • BUT: nos permite evaluar la estabilidad de la película lagrimal contando el tiempo que transcurre desde el último parpadeo hasta la aparición de una zona seca en la córnea.
  • SCHIRMER: mediante esta prueba se examina si el ojo produce suficientes lágrimas para mantenerse húmedo utilizando dos tiras especiales de papel, dentro del párpado inferior de cada ojo.

 

¿Cómo se trata?
El ojo seco puede ser el primer síntoma de una serie de enfermedades graves que es preciso descartar.
En primera instancia el tratamiento consiste en proporcionar lágrimas artificiales. No obstante, se debe evitar el exceso ya que pueden diluir sustancias importantes de la lágrima natural.
En la mayoría de los casos de ojo seco es recomendable ocluir total o parcialmente los puntos lagrimales mediante “smart plug” o los comúnmente conocidos como tapones lagrimales.

SISTEMA LIPIFLOW ®

OJO SECO Y DGM (DISFUNCIÓN DE LAS GLÁNDULAS DE MEIBOMIO)

La DGM se produce cuando hay una alteración en la estructura de las glándulas meibonianas de los párpados que producen la capa oleosa protectora de la película lagrimal. Esta capa oleosa ayuda a proteger de la enfermedad la superficie ocular y evita que la parte acuosa de las lágrimas se evapore cuando los ojos están abiertos. Sin esta capa oleosa, los ojos se vuelven más sensibles a los efectos negativos que los climas secos, el aire acondicionado, el uso de ordenadores, la lectura y otras actividades diarias pueden tener en la salud ocular a largo plazo.

Aunque hay múltiples opciones disponibles para el tratamiento de la DGM, los dispositivos médicos aprobados de pulsación térmica, eliminan la obstrucción de las glándulas y restauran su función. Mediante los avances en la aplicación de la tecnología de pulsaciones térmicas vectorizadas , emplea calor aplicado al interior de los párpados y masaje para eliminar la obstrucción de las glándulas de meibomio.

Hay casi 30 millones de personas en los Estados Unidos y más de 300 millones por todo el mundo a quienes se les ha diagnosticado ojo seco. La mayoría ha aprendido a vivir con molestias oculares y han acabado por depender de gotas u otros métodos de tratamiento que sólo ofrecen un alivio temporal. Esto se debe a que, hasta ahora, no se sabía que la causa principal de la mayoría de los casos de ojo seco es una dolencia CRÓNICA Y PROGRESIVA , la disfunción de la glándula meiboniana o DGM.
El sistema Lipiflow® es un dispositivo médico aprobado para el tratamiento de la disfunción de la glándula de meibomio . Mediante el uso de la tecnología de pulsación térmica vectorizada patentada, el sistema Lipiflow® aplica calor y presión al interior del párpado, optimizando su habilidad de calentar y limpiar las glándulas de meibomio, eliminando de forma segura las obstrucciones de la glándula y el contenido estancado en las mismas.

Para todo el equipo de Oftalmos, lo primero es la salud de nuestro paciente

Carlos Palomino

Asesor Médico

Más Información

Si necesita más información contacte a través de nuestro formulario o directamente a nuestros datos de contacto. Le responderemos con la mayor brevedad posible.

C/ Santa Engracia Nº6
28010 Madrid.

clinicaoftalmos@oftalmos.es

Nuestros teléfonos:

91 446 40 00

91 446 40 16

 

Contáctanos

*