GLAUCOMA

¿Qué es el glaucoma?
El glaucoma se produce por el aumento de la presión ocular, lo que va causando un daño progresivo en el nervio óptico y puede conllevar a la pérdida definitiva de visión.
Es la segunda causa de ceguera irreversible en el mundo.
Se trata de una neuropatía degenerativa de las fibras del nervio óptico que puede ser aguda o crónica.
Uno de los principales factores, es el aumento de la presión intraocular (PIO) aunque puede no existir una correlación exacta entre el Glaucoma y la presión intraocular ya que en algunos casos el Glaucoma puede aparecer pese a que las cifras de tensión intraocular sean normales.

En el caso del Glaucoma la prevención es fundamental, ya que la visión que se pierde es irreversible y no se podrá recuperar. No obstante detectar esta enfermedad a tiempo podría detener su progresión.
¿Cuáles son las causas?
En el interior del ojo circula un líquido denominado humor acuoso. Es un líquido transparente que permite que la luz pase a través de él y que a su vez se encarga de la nutrición de las estructuras del ojo.
El equilibrio entre la producción y la salida de humor acuoso mantiene constante la presión intraocular. Un fallo en la salida del líquido por obstrucción parcial o total conlleva el aumento de la presión intraocular y que prolongado en el tiempo provoca un daño irreversible de las fibras del nervio óptico.

 

¿Cuáles son sus síntomas?
En el Glaucoma crónico simple, el más frecuente de todos, el aumento de la tensión ocular no produce ningún síntoma y se desarrollan defectos en el campo visual que inicialmente pueden pasar inadvertidos por el paciente. Los síntomas posteriores pueden incluir un estrechamiento de la visión periférica, ligeros dolores de cabeza y sutiles trastornos visuales como ver halos de luz eléctrica o tener dificultad para adaptarse a la oscuridad.

El Glaucoma de ángulo cerrado es menos frecuente y puede manifestarse con dolor ocular, cefaleas, visión borrosa, náuseas y vómitos.
Finalmente la persona puede acabar presentando visión en túnel o en cañón de escopeta (un estrechamiento del cuerpo visual periférico que dificulta ver los objetos a ambos lados cuando se mira al frente).
En consulta el doctor le hará los siguientes exámenes para detectar la posibilidad de glaucoma:

 

  • Tonometría convencional (ORA)
  • Campo visual.
  • Retinografía.
  • Paquimetría.
  • Tomografía de coherencia óptica (OCT).
    GDX (Glaucoma Diagnosis)

¿Cuál es su diagnóstico?
A través de la medición de la presión intraocular, una prueba indolora que se realiza en pocos segundos, se puede sospechar de la existencia de esta enfermedad. Las personas con glaucoma pueden presentar una elevación anormal en la presión intraocular. En estos casos en los que existen unos valores de  tensión intraocular, estadísticamente hablando, por encima de lo “normal” o en aquellos casos en los que exista factor de riesgo, se requieren pruebas adicionales para corroborar el diagnóstico: la Campimetría Computerizada(examen del campo visual) para buscar la existencia de zonas ciegas o escotomas, la oftalmoscopia u observación del nervio óptico y la Tomografía de Coherencia Óptica(OCT) que nos facilita un estudio de la cabeza del nervio óptico y la capa de fibras nerviosas y cambios en su aspecto concreto.
Los factores de riesgo son fundamentalmente antecedentes en familiares de primer grado (padres, abuelos, hermanos) que pudieran padecer Glaucoma, miopía o diabetes.
¿Cuál es el tratamiento?
Dependiendo del tipo de Glaucoma, se aplican distintos tipos de tratamientos.
El Glaucoma primario de ángulo abierto (el 90% de los casos) suele aparecer entre los mayores de 55 años, los diabéticos o los miopes. El tratamiento del glaucoma primario, puede tratarse con medicina tópica (colirios), con láser Argon (trabeculoplastia) o el tratamiento más actual, Trabeculopuntura Selectiva: un procedimiento terapéutico aplicado en el trabeculum (red de tejidos responsable del drenaje del humor acuoso) mediante láser selectivo de alta definición, en el que se aumenta la evacuación del humor acuoso evitando la realización de técnicas quirúrgicas (trabeculectomía, esclerectomía profunda no perforante o una implantación valvular que facilite el drenaje).
No obstante la pérdida de visión provocada por el Glaucoma, es irreversible.

Para todo el equipo de Oftalmos, lo primero es la salud de nuestro paciente

Carlos Palomino

Asesor Médico

Más Información

Si necesita más información contacte a través de nuestro formulario o directamente a nuestros datos de contacto. Le responderemos con la mayor brevedad posible.

C/ Santa Engracia Nº6
28010 Madrid.

info@oftalmos.es

Nuestros teléfonos:

91 446 40 00

91 446 40 16

 

Contáctanos