CIRUGÍA ESTÉTICA OCULAR

En el departamento de Cirugía Plástica Ocular se tratan y corrigen todos aquellos problemas que afectan a los párpados, vías lagrimales y órbita ocular, con un equipo de profesionales especialistas en este tipo de enfermedades oculares.

¿Qué es la cirugía estética ocular?
En el Departamento de Cirugía Plástica de Oftalmos nos encargamos de tratar y corregir todos aquellos problemas que afectan a los párpados, vías lagrimales y órbita ocular. Contamos con un equipo de profesionales especialistas en este tipo de patologías. La cirugía es aplicada con fines funcionales y/o estéticos obteniéndose resultados sorprendentes en casos en los que, por motivos varios, el ojo pierde su forma y su aspecto natural, devolviéndole su belleza y armonía.
Las principales patologías que afectan a esta parte del ojo son:

  • Bolsas palpebrales.
  • Patología de párpados.
  • Lagrimeo.
  • Prótesis oculares.

ENFERMEDADES DE LA ÓRBITA

      1.Bolsas palpebrales:

Las comúnmente conocidas como “bolsas” que aparecen con la edad y nos dan un aspecto de envejecimiento prematuro. En este aspecto, la cirugía estética palpebral tiene un efecto rejuvenecedor muy natural, sin provocar cambios drásticos en su imagen y sin cicatrices visibles.
Tanto la blefaroplastia superior como la inferior se abordan bajo anestesia local y pueden realizarse simultáneamente, además se realizan de forma ambulante.
En ocasiones estos procesos quirúrgicos pueden verse complementados con el uso del Botox o de sustancias de relleno (ácido hialurónico…) para el tratamiento de las arrugas perioculares.

      2. Patología de párpados:

Las enfermedades derivadas de esta parte del ojo son muchas aunque las más frecuentes son las alteraciones en la posición como la ptosis (párpados caídos), eversión o inversión del borde palpebral, o la dificultad de cierre por una parálisis facial.
También son frecuentes las tumoraciones benignas (verrugas, orzuelos, xantelasmas…) como malignas. Su tratamiento quirúrgico se realiza bajo anestesia local y de forma ambulatoria.

      3. Lagrimeo:

Aunque la obstrucción de la vía lagrimal es la causa de la mayoría de los casos de lagrimeo, las lesiones pueden localizarse en varios puntos a lo largo del sistema lagrimal. La estenosis (cierre) del punto lagrimal produce lagrimeo intermitente sin infección y requiere de una dilatación quirúrgica. Sin embargo, las obstrucciones de la salida de la vía lagrimal a la nariz, que son las más comunes, producen primero lagrimeo y posteriormente infección del saco lagrimal.
Dependiendo del grado de afectación se valorará la técnica a utilizar:

  • En casos más leves: la técnica de la puntoplastia se trata de una pequeña intervención con anestesia local que se realiza de forma ambulatoria en unos pocos minutos.
  •  En casos más graves: la técnica de la dacriocistorrinostomía se realiza de forma ambulatoria consiguiendo resolver el problema en el 90% de los casos. En ocasiones puede realizarse la cirugía con un sistema de láser que minimiza los tiempos quirúrgicos así como el tiempo de recuperación tras la cirugía.

      4. Prótesis oculares

La pérdida de visión de un ojo viene seguida de problemas estructurales que pueden producir dolor, atrofia o defectos estéticos. En estas situaciones se recomienda la colocación de prótesis oculares.

  •  En primer lugar, se sustituye el globo ocular deteriorado por un implante. Esta intervención se conoce como enucleación o eviscerización. Los implantes fabricados con hidroxiapatita (fosfato de calcio cristalino), medpor (polietileno poroso de alta densidad)o alúmina (óxido de aluminio) son los más recomendables debido a su óptimo ajuste dentro del organismo al crecer el tejido propio en su interior.
  • En segundo lugar, pasadas varias semanas se adaptará la prótesis. Esta tendrá el mismo color que el otro ojo de modo que no se perciba diferencia alguna.

       5. Enfermedades de la órbita:

En Oftalmos tratamos de manera especializada las siguientes patologías:

 

  •  Oftalmología tiroidea: se trata de alteraciones oculares derivadas de un hipertiroidismo, donde se puede producir una gran variedad de problemas oftalmológicos como ojos rojos, irritación, fotofobia, hinchazón periocular, visión doble, pérdida de visión, retracción palpebral (cualquier modificación del párpado superior o del párpado inferior hacia atrás) y protusión de los ojos.
  • Tumores orbitarios: son poco frecuentes, la mayoría son benignos y de lenta evolución y pueden tratarse de forma sencilla sin dejar cicatriz visible. No obstante puede darse la aparición de tumores malignos que crecen de manera rápida.
  • Fracturas orbitarias por traumatismos: se debe a la rotura de una o varias paredes óseas de la órbita que se produce tras traumatismos sobre el globo ocular. Puede estar provocado por diversas causas: accidente de tráfico, práctica deportiva, agresiones físicas, etc.

Para todo el equipo de Oftalmos, lo primero es la salud de nuestro paciente

Carlos Palomino

Asesor Médico

Más Información

Si necesita más información contacte a través de nuestro formulario o directamente a nuestros datos de contacto. Le responderemos con la mayor brevedad posible.

C/ Santa Engracia Nº6
28010 Madrid.

info@oftalmos.es

Nuestros teléfonos:

91 446 40 00

91 446 40 16

 

Contáctanos